Cometas en el Cielo es una gran película. Da mucho de qué hablar. Uno de los grandes temas que trata es el de la amistad, cuya clave está en el diálogo que mantienen los dos niños protagonistas a pocos minutos de comenzar esta historia.

Amir y Hassan están en una competición, haciendo volar, juntos, su cometa. La cuestión está en conseguir derribar al contrincante y hacerse con la suya. Y lo consiguen. Consiguen derribarlo, pero queda lo siguiente. Y cuando los demás niños van hacia donde parece que ha ido la cometa derribada, Hassan, se dirige hacia el otro lado… y espera.

AVISO: SPOILERS, puede haberlos, en esta entrada.

Ésta es su conversación:

Amir

¿Qué haces ahí?

Hassan

Siéntate, Amir

Amir

Vamos; ¡aquí estás perdiendo el tiempo! La cometa voló hacia el otro lado

Hassan

Vendrá hacia aquí

Amir

¿Cómo lo sabes?

Hassan

Lo sé

Amir

Sí, pero ¿cómo?

Hassan

Alguna vez te he mentido

Amir

¿Cómo voy a saberlo?

Hassan

Preferiría comer tierra

Amir

¿De verdad harías eso?

Hassan

¿Hacer qué?

Amir

¿Comerías tierra si yo te lo dijera?

Hassan

Si me lo pidieras lo haría… ¿Me pedirías que hiciera algo así?

Amir

¿Te has vuelto loco? Ya sabes que no

Hassan

Lo sé

En pocas palabras, se da la clave de la amistad: fidelidad, confianza, fe, amor desinteresado, servicio. Hassan sí sabe ser amigo de verdad de Amir. Tiene claro que haría lo que le pidiera su amigo, sabiendo que nunca le pediría nada que se saliera de la normalidad. En cambio, Amir demuestra, con lo que ocurre más adelante, que no es un amigo de verdad. Su amor no es desinteresado y –en un mundo donde la valentía es fundamental, como oye de su padre– al verse incapaz de ayudar a su amigo, cuando van a abusar de él violentamente, pasa a tenerle envidia y odio, como un modo de autodefenderse.

Desde entonces, sus vidas se separan completamente. La invasión rusa hace que Amir tenga que huir con su padre y Hassan tenga que quedarse en Kabul, con su supuesto padre.

El tiempo pasa, y la conciencia no deja tranquila. Amir tendrá la oportunidad de auto redimirse volviendo a Kabul. Y ahí descubrirá la verdad: su amigo –que en realidad es su hermano– siempre le ha sido fiel y tendrá que demostrar que no es un cobarde, rescatando a al hijo de Hassan –su sobrino– de las manos de aquél contra quien no supo dar la cara en su momento.

Además de este tema, es interesante ver cómo Khaled Hosseini, autor del libro homónimo que adapta esta película, plantea la confianza en Dios y lo lejos que está el Islam auténtico (el que cree en un Dios que ama) de la violencia. Es el caso de Hassan.