Cuando Hollywood se fija en una película tuya y decide hacer un remake, quieren decir dos cosas. Negativa: ellos se creen mejores y, posiblemente (tienen más “pasta”), puedan mejorarla… almenos técnicament; positiva, que han visto en esa historia, una película con poder para brillar en la Meca del Cine. Es decir, han visto una buena historia en tu película.  Así son las cosas… Quizá será prepotencia, pero así son las cosas. De todos modos, este hecho también habla de la falta de ideas con la que se encuentran esos grandes del cine…

El caso es que Will Smith se ha interesado en esta película francesa: Bienvenue chez les Ch’tis (algo así como “Bienvenidos queridos ch’tis”… Bienvenidos al norte, como se ha traducido al español). De momento, el protagonista de Hancock (2008), sólo será productor; pero, la verdad, creo que podría hacer también un gran papel como el director de correos Philippe Abram (Kad Merad) o Antoine (Dany Boon)…

¿De qué va esta comedia que ha llegado a ser la película más taquillera de la historia del cine francés? Es la historia de Philippe, director de una oficina de correos, casado con Julie, una mujer que sufre ataques depresivos, y su hijo Rafael. Para intentar animarla, pide el traslado a una oficina de la costa azul, pero, la cosa está difícil, y tendrá que hacerse pasar por discapacitado… No obstante, la “gafería” de Philippe le impede salirse con la suya, y acaba siendo mandado en una pequeña ciudad del norte: Bergues…

¡El norte! ¡El frío y antipático norte! Almenos, es lo que piensan los sureños. Por eso, Philippe decide ir solo. ¿Qué ocurre? Que las cosas no son como parecían. La gente de ahí habla un francés muy raro, pero Abram descubre en Bergues un lugar idílico y gente muy amable. El problema es que su mujer no le cree (dice que le miente para consolarla), y Abram empieza a contarle lo que ella quiere oír… Hasta que las cosas se complican porque ella decide acompañarle para solidarizarse con su marido.

Sinceramente, la película es muy divertida. Seguro que en francés se entendería más las bromas de este guión tan bien hilvanado, pero en el doblaje español han hecho un buen trabajo. Tanto el antiguo profesor de Los chicos del coro (2004) -Kad Merad-, como el que ahora interpreta a Antoine un empleado de la oficina de correos y que también dirige esta película, Dany Boon, lo hacen muy bien. Especialmente divertidos son los momentos en que Philippe aprende el peculiar lenguaje “ch’timi”, o cuando éste quiere enseñar a Antoine a decir “no” a las invitaciones de los clientes, y acaba tanto o más borracho que su amigo.

¿Una gran película? Una película entretenida, para pasar el rato y, sobre todo, usar el sano ejercicio de la risa. Y además, con grandes valores.