Esta clase es una clase cualquiera de un instituto cualquiera. La clase (me gusta más el título original: Entre les murs, por su connotación de “cerrada, prisión, cárcel” que tiene), concretamente habla de un liceo francés cuyos alumnos son fundamentalmente inmigrantes…; pero, si extrapolamos lo que ahí sucede se llega a conclusiones realmente debastadoras para el mundo de la educación hoy. Porque lo de esa clase de 4º del profesor François, también ocurre en España, y en Inglaterra, y…; es algo tristemente extendido

Todo ocurre normalmente: los profesores más antiguos dan la bienvenida a los nuevos; los que se jubilan anuncian su pronta despedida. Y también los alumnos: está la mandona que dice querer ser policía y ante la que cualquiera agacha la cabeza -también los chicos-; el listo pero marginado; el que pasa de todo; el obseso… Y todo eso lo tiene que dominar el profesor François. Tendrá que educarles, a pesar de que a menudo tenga la sensación -y sensación real- de que su esfuerzo caiga en saco roto… No es fácil educar a unos y unas que pasan de ti o, incluso, te plantan cara. A veces tendrá sus frutos, pero se los tendrá que ganar.

La clase es, en definitiva, una película documental muy bien llevada Laurent Cantet, donde los actores que hacen de alumnos actúan muy bien y que hará reflexionar sobre la educación y el fracaso escolar  hoy. Vale la pena tenerlo presente: está en juego nuestro futuro.