A menudo, los Oscar huelen a “politiqueo” o “amiguismo”. El caso de En tierra hostil, pienso que puede ser uno de estos momentos… No estoy diciendo que sea una mala película (me parece muy interesante la descripción de la guerra a través de unos personajes de carne y hueso que hace Kathryn Bigelow), pero no creo que sea una de las mejores películas del año, ni que se merezca el Oscar más preciado. Más bien me da la sensación que han querido aprovechar el hecho que compitan esta directora con un archi conocido James Cameron -ex-marido de ella- y su Avatar: ¡siempre es bueno aprovechar los “tirones” rosas para promocinar una película que no es para el gran público, no? Porque es una película que, además de serlo, se hace larga y pienso que a más de uno le aburrirá. Además (aunque ya sea bastante común), la contínua cámara al hombro tampoco creo que sea para todos los paladares.

En esta película, no hay historia. El único hilo conductor es el día a día de tres marines de los Estados Unidos en tierra iraquí, y los días que les quedan para que sean sustituidos y puedan volver a casa. Son artificieros especialistas en desactivar bombas y, sobre todo, son humanos a los que la guerra les deja una marca imperecedera: uno que parece pasar de todo y nada le da miedo, pero en el fondo tiene corazón; otro que es mucho más racional, para el que cualquier victoria pasa por el equipo; y un tercero que está teniendo tratamiento psiquiátrico con un general médico, y al que la guerra parece pasarle más factura.

Y remarco lo de “humanos” porque En tierra hostil es eso: una buena descripción de qué es la guerra y el daño que hace a los que en ella han sido metidos (voluntaria o involuntariamente). Kathryn Bigelow da, a mi parecer, una visión “nueva” de la guerra de Irak (y de cualquier guerra), en cuanto que realista. En este sentido, es curiso hacer notar que los dos actores más conocidos que actúan -atento: breve SPOILER-, mueran al cabo de pocos minutos de haber aparecido. Quizá como para hacer más patente que los que están en la guerra son tan de carne y huesos como tú y como yo.

Bigelow pienso que ha dirigido bien una película “en tierra de hombres”. No parece que sea, para ella, “tierra hostil”. Los describe bien, y se nota la mano femenina, al no caer en lo zafio y bromas machistas en las que fácilmente podría caer un ejército descrito por el cine hollywoodiense.

¿Óscar a la mejor película? Yo creo que no se lo merece. Es una buena película, sí; pero no para el gran público y pienso que hay otras mejores. Veremos qué ocurre el próximo 7 de marzo.