No se trata ni de una película, ni de la última superproducción de Hollywood… Es una campaña de publicidad que lanzaron en Singapur para dar a conocer a Dios. Tras dos semanas de gran éxito, el gobierno de ese país la prohibió, pero después pasó a los móviles: “you don’t need the phone for a direct line to me. -God”. Me pareció una campaña muy buena y, como dicen los italianos, non posso non dire niente… Ved el vídeo de los mensajes traducidos al español y cuánto más nos cuenta Alfonso en su blog.