¿Nos hemos olvidado de qué significa ser humano? Es una pregunta simple; llana. Y un reto: el que plantea este magnífico documental, que ha recibido grandes aplausos y aún sigue cosechando premios desde su nacimiento, en 2008. Y es que no es fácil ser positivo describiendo la maldad existente en el mundo: odio, guerra, oscuridad, matanzas… The Human Experience, lo consigue. Presenta la realidad, tal cual es: muy dura; pero después de verla sales con ganas de ser mejor. “Es algo en lo que todos pensamos; respuestas a las cuestiones más elementales de nuestra vida: ¿quién soy? ¿qué estoy haciendo con mi vida?”…

The Human Experience es la experiencia real vivida por dos hermanos de Brooklyn, Jeff y Cliff Azize. Procedentes de una familia desestructurada: apenas conocen a su madre, y su padre a menudo se emborrachaba y les maltrataba, sobretodo al pequeño, Jeff. Asqueados y, sobretodo, interrogados e intrigados por la vida que les rodea y lo que ven, deciden ir por el mundo para descubrir cuál es el sentido del dolor, de la muerte, de la vida… su vida. Estos deseos de felicidad les lleva a vivir tres experiencias totalmente distintas y distantes una de la otra.

La primera experiencia es la de los sin techo de Nueva York, por lo que se pasan una semana entera por la calle, a 15 grados centígrados bajo cero. Después, descubriendo el voluntariado en  “Los Niños Perdidos de Perú”, una especie de gran orfanato peruano, fundado por el médico Tony Lazzara, cuyo fin es el de acoger a los niños enfermos -con enfermedades muy graves- de familias que no tienen dinero para cuidar de ellos. Finalmente, los dos hermanos se trasladaron hasta Ghana (en la África occidental), para ayudar en la colonia de leprosos y enfermos de SIDA que existe en ese país…

Realmente, la joven productora Grassroot -que trabajó, también en otro documental de gran éxito en América, Fish of Men, y en unos cuantos vídeos virales, como el mejor sobre la JMJ que tendrá lugar en Madrid, en agosto-, ha realizado algo muy atrevido. No es normal que alguien se plantee, de modo tan directo, buscar un sentido al vivir de cada día.

Y lo hace muy bien. A ritmo de lo que va descubriendo Jeff -narrador de la película-, vamos viviendo también nuestra propia experiencia. “El sufrimiento te lleva al corazón mismo de la vida”, dice… Es una vida que vale la pena vivir. No en vano, en un momento de la película, se ven imágenes de la inmortal obra de Capra, cuando George Bailey descubre que su vida sí ha tenido sentido (¡Qué bello es vivir!). Y es una vida que también regala muchas alegrías, como la que tendrá Jeff al final…

En España se estrenó en muy pocos cines, pero se puede comprar fácilmente a través de Internet, por la página web de Grassroots films. Es verdad que se trata de una experiencia un poco “americanada”, sobretodo la primera, que parece muy preparada, pero pienso que vale la pena echarle un ojo y darse cuenta de que realmente a menudo nos quejamos de vicio. El vídeo deja algo muy claro: tenemos mucho -vivimos en una auténtica sociedad del bienestar- pero cuando olvidamos los valores más humanos -por espirituales- somos capaces de quedarnos “disfrutando” en nuestra propia miseria, y no darnos cuenta de que realmente la vida es muy bella.