… O cuando se unen dos artes sublimes

La música es el arte más sublime. Dicen que es el lenguaje de Dios. Cuando a la música se le une otro gran arte como el cine, el resultado puede ser una auténtica obra maestra. No son pocas, las películas cuyo protagonista principal son las notas de grandes compositores. Últimamente, Agnieszka Holland nos sorpendió con Copying Beethoven (2006) –esa historia de la creación de la 9ª sinfonía más famosa– y, por supuesto, aquí ocupa un lugar privilegiado la grandiosa Amadeus (1984), de Milos Forman.

(más…)

Cuando Hollywood se fija en una película tuya y decide hacer un remake, quieren decir dos cosas. Negativa: ellos se creen mejores y, posiblemente (tienen más “pasta”), puedan mejorarla… almenos técnicament; positiva, que han visto en esa historia, una película con poder para brillar en la Meca del Cine. Es decir, han visto una buena historia en tu película.  Así son las cosas… Quizá será prepotencia, pero así son las cosas. De todos modos, este hecho también habla de la falta de ideas con la que se encuentran esos grandes del cine…

El caso es que Will Smith se ha interesado en esta película francesa: Bienvenue chez les Ch’tis (algo así como “Bienvenidos queridos ch’tis”… Bienvenidos al norte, como se ha traducido al español). De momento, el protagonista de Hancock (2008), sólo será productor; pero, la verdad, creo que podría hacer también un gran papel como el director de correos Philippe Abram (Kad Merad) o Antoine (Dany Boon)…

(más…)