babette

El cine es un arte y el buen arte se deja ver y re-ver; contemplar. Quizá, cabría afirmar que el cine, como el buen vino, madura con el tiempo. Aunque, en realidad, quien madura o no es el espectador que ve en el cine –en las grandes películas–, una verdadera obra de arte con la que uno no sólo disfruta, sino que se siente interpelado. Por eso, hay películas que vale la pena volver a ver muchas veces para aprender a apreciarla cada vez con más detenimiento.

El festín de Babette ganó el Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1987 y es uno de esos filmes que agradeces de corazón su vuelta a las pantallas grandes, al cumplir 25 años. Vale mucho la pena degustarla nuevamente –nunca mejor dicho, para esta película de Gabriel Axel, que también escribe el guión, adaptando la obra homónima de cuento original de Karen Blixen, más conocida como Isak Dinesen (este era su pseudónimo), autora de otra gran obra llegada al cine, Memorias de África (1985). (más…)