Hace poco, un amigo mío me preguntaba si sabía decirle algunas películas en las que se hablara de la libertad, con la descripción de alguna escena…; no tanto la libertad física -en grandes filmes carcelarios como Cadena Perpetua (1994)-, sino más bien libertad interior. Libertad subjetiva, por decirlo de algún modo.

Sobre la marcha, le escribí un mail con algunos títulos y explicaciones al respecto. Pensé que podía ser una buena entrada para el blog. Por eso, sin pretender ser exhaustivos, aquí os lo dejo.

(más…)

Anuncios

… o cuando la muerte nos hace valorar el ir en bicicleta.

Hay muchos modos de vivir para siempre. Uno de ellos es convertirse en vampiro, y ya está. Otro es escribiendo una obra… Esto es lo que decide hacer Sam (Robbie Kay), y su mejor amigo, el gruñón pero entrañable Félix (Alex Etel) -que prefiere la opción vampiresca-, está dispuesto a lo que sea para que Sam pueda cumplir su lista de deseos antes de morir… Y es que así son las cosas: los dos protagonistas de Way to live forever, niños de 12 y 14 años respectivamente,  están enfermos de leucemia y son perfectamente conscientes de que les queda poco tiempo de vida y tienen que aprovecharla al máximo.

Ésta no es una historia sobre la muerte, sino sobre la vida; “sobre las ganas de vivir que tiene un niño de 12 años”, dice Gustavo Ron, guionista y director de la película. Pero es una historia que habla de la muerte, haciéndolo desde la atrevida perspectiva de un cuento. Sam es un niño muy vivo –despierto– que no está dispuesto a aceptar las respuestas simples que su amigo Félix da a los interrogantes que “los mayores no se atreven hacer”. No entiende por qué las cosas son como son y, sobre todo, por qué tiene que morir un niño de 12 años, pero lo acepta. Lo acepta y lucha para que su familia –sus padres y hermana– sufra lo menos posible a causa de su enfermedad… y de su muerte. Si puede, haciendo que todo sea como un juego. Quizá sea, también, esta sencillez o ternura la que enamore a Félix y le lleve a intentar buscarle la felicidad, aunque fuera robar un pedacito de cielo.

(más…)

… O cuando de lo sencillo salen grandes historias

Con motivo de la entrevista que hice a su director, pienso que es un buen momento para colgar la crítica que escribí en su momento de esta pequeña gran película. La última película en la que actuó Fernando Fernán Gómez, en la que, de algún modo, puede ser como una profecía de quien es ahora, como inspirador de historias. De él, Gustavo Ron me decía que era un hombre que le ayudó mucho. Lejos de la imagen de osco que tenía “me ayudó y fue muy cariñoso conmigo”.

Mia Sarah es una película de las que te hace salir contento del cine. Se deja ver e, incluso, se deja amar. Con unos actores que trabajan muy bien. Una de esas películas sencillas, pero que, por su sencillez, se hacen grandes. Ahí os dejo lo que decía en Newsuic, hace ya un tiempo.

Un buen momento, también, cuando estamos esperando el segundo largometraje de Ron, esta vez rodado en inglés: Ways to live forever (2010)

(más…)