No he visto esta película, pero un amigo mío del que ya publiqué una reseña, me ha pasado esta otra crítica. La pongo, porque me parece una película sugerente.

Rizvan Khan (Shahrukh Khan) (“Jhan”, con la epiglotis) es un musulmán afectado por el síndrome de Asperger (un tipo de autismo) que busca al presidente de los Estados Unidos para darle un peculiar mensaje. La razón de este mensaje sólo es comprendida por el espectador al ir conociendo poco a poco su historia, relatada por él mismo. Su infancia y la estrecha relación con su madre, que le enseña cuál es la única diferencia entre las personas, más allá de su religión, raza o pensamiento; y su posterior vida en la gran América, donde conoce a una bella chica hindú de la cual se enamora, Mandira (Kajol). Mandira es una madre soltera que rápidamente es cautivada por la sencillez y la bondad natural del joven autista. Y así, se casan y viven felices hasta que un hecho aislado, impredecible e inhumano marca el 11 de septiembre de 2001 como el día en el que los musulmanes pasan a ser todos iguales.

La película contiene secuencias altamente emotivas, y las curiosas acciones del protagonista, marcadas por un altruismo y un corazón humano enorme, logran arrancar más de una sonrisa al espectador.

Es difícil adivinar que se trata de una producción de Bollywood. De hecho, si no fuera por las canciones características que conforman la banda sonora y porque ya se nos avisa de la procedencia india del film en la cubierta del mismo, yo no lo habría dicho nunca. La luminosidad y los colores son sencillamente excelentes, y las interpretaciones me han parecido magníficas.

Mi nombre es Khan es una película que invita a la tolerancia religiosa y a la comprensión entre las personas. En cierto modo, la espontaneidad del protagonista a la hora de decidir hacer el bien a favor de los demás hace que el espectador se pregunte cómo anda él en generosidad. Para los creyentes, servirá la película también para contrastar la fe propia con la del protagonista, y puede que ciertos esquemas mentales en lo referente al Islam o los musulmanes se vean rotos estrepitosamente. Y es que ante esta película, cualquier posible fanatismo, ya sea musulmán, católico o ateo, se resquebraja por su propio patetismo.

Especialmente sugestivas me han parecido la escena en la que Khan explica la verdadera historia de Abraham a un fanático musulmán y la casi instantánea secuencia de un grupo de musulmanes llevando a cuestas un poste de teléfono caído con ¡forma de cruz!

A pesar de la duración un tanto excesiva –algo más de dos horas de metraje–, la película es sinceramente recomendable.

(Apolión)

No en vano, detrás se ve un cuadro de la Pasión

Es muy fácil hacer generalidades, y el cine se presta bastante a ello: “el mundo, cinematográficamente hablando, se divide en dos: Hollywod y el resto”. Algo muy manido, pero por desgracia -a veces sin darnos cuenta-, está en boca de muchos. De hecho, “el resto” es muy grande y, a menudo, muy diverso. Ni mejor, ni peor: de todo hay en la viña del Señor… Tanto americano,  como europeo o asiático. El problema es que ese cine suele quedarse “en casa”.

No obstante algunos países como Francia -muy recelosa de lo suyo-, han sabido exportar obras cinematográficas de las buenas allende sus fronteras. Hace tres años el país galo lo hizo con la comedia Bienvenidos al norte (tanto gustó, que se acaba de estrenar un remake a la italiana), y hoy lo hace esta gran película coral, De dioses y hombres, dirigida por Xavier Beauvois.

(más…)

Sé que tengo este blog un poco abandonado (voy publicando de Pascua a Ramos, como se dice…), pero también sé que no me da para más la vida :); y también soy consciente de que en poco tiempo he hablado de Encontrarás Dragones (así es como se ha traducido, finalmente, el título There be dragons), pero es que a medida que se va acercando el día (el 25 de marzo en España), y los vídeos e imágenes que van saliendo (incluso el tráiler de la gran pantalla, aún más largo), no puedeo quedarme callado… ¿Será verdad que Charlie Cox (Josemaría), actúa tan bien como dicen?

La película parece emocionante, y dura. Como la escena en la que matan a bocajarro a un sacerdote, ante la mirada atónita de Josemaría y los chicos que le acompañan. Tiene la pinta de que será una película con mucha enjundia para un cineforum: apropiada para este blog, vaya… (más…)

II GM, año 1941. Bielorrusia. Tres hermanos judíos (Daniel Craig, Liev Schreiber y Jamie Bell) huyen de una muerte segura. Sus padres han sido asesinados a sangre fría en su casa, delatados por unos vecinos ante el miedo por la amenaza de los nazis. Y los hermanos quieren venganza. Así es como, escondidos en medio de los espesos bosques, saldrán para acabar con los delatores.

(más…)

A veces, algunos pretenden buscar tres pies al gato en ciertas películas. Quizá, buscar mucho las cosquillas a The Happening pueda parecer hacer lo mismo… Pero no lo creo. Shyamalan, en su historial fílmico, ha demostrado que siempre tiene un interés por lo espiritual, o el más allá, si se quiere. Posiblemente, su película más claraemente espiritual sea El sexto sentido, pero también lo son, y mucho, El bosque o Señales, por ejemplo. En esta su nueva película, M. Night Shyamalan no quiere hablar de un nuevo fenómeno que mata a la gente, sino de qué es lo que haríamos si nos encontráramos en una situación parecida.

(más…)