Realmente esta es una película extraña. Como le gustan a Tim Burton. Es extraña y, desagradable de ver para una persona más o menos normal. Cada vez que Todd corta el pescuezo de alguien duele a uno mismo. Y hay sangre a manta. De hecho, la película está ambientada en la época de Jack el destripador y este barbero parece otro destripador.

No obstante, la película no es realista. Me explico: los disparos que hace John Rambo en su última película, a pesar de ser muy exagerados, son mucho más realistas, que la sangre a borbotones de los pobres clientes de Sweeney Todd. Quizá sea porque nos es mucho más cercano -tristemente cercano- una historia de guerras contra milicias enmedio de una selva, que una historia de alguien loco cuya única ambición es acabar con un juez.

(más…)

Érase una vez… Benjamin Barker (Johnny Depp) es un hombre muy feliz, casado con una mujer muy bella y una niña. Un día, el corrupto y lujurioso juez Turpin se fija en ella y decide condenar injustamente a Barker y hacerse con su familia. Pasados los años, Barker consigue volver a su ciudad, Londres, acompañado de un joven marinero, pero ahora con el nombre de Sweeney Todd y con gran sed de venganza, más aún al enterarse de la muerte de su esposa y de que su hija es la pupila de Turpin. Así, vuelve a montar su barbería de antaño, justo encima del puesto de asquerosas empanadas que hace la señora Lovett (Helena Bonjam Carter). ¿Cuál es su plan? Afeitar el pescuezo al propio juez… pero antes tendrá que probar con otros clientes… aunque habrá que hacer algo con los cuerpos… desde aquel momento, las empanadas empiezan a gustar. (más…)